Kayla Leiz / Encarni Arcoya en el RoJA de Jaén
On May 25, 2017 | 0 Comments
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

-Mi nombre es Gideon y soy el protagonista, junto a Abby, esa mujer que me vuelve loco en clase y a la que desearía hacer mía para siempre, de Un profesor como regalo de Navidad. Pero en una relación profesor-alumna, no debería existir ese comportamiento. Aunque por el camino que lleva, creo que me será muy difícil controlarme. Necesita un castigo, y quiero ser yo quien se lo imponga…
-A una mujer no se la debe castigar, Gideon, sino amar con locura y hacerla tu centro del universo -interrumpió otra voz-. Soy Noel, protagonista de “El cuarto rey mago”. Antaño, mis amigos emprendieron un viaje que duró demasiado y todos nosotros perecimos. Pero el destino nos tenía guardado el reencuentro y, con él, también el más dulce amor que pudiéramos encontrar los cuatro: a Star.
-Dices que hay que amarla con locura, ¿acaso en esa locura no entra también el hacerla enloquecer y que no sepa ni lo que hace? -intervino otro-. El amor es una mezcla de pasión, lujuria, picardía y descontrol. Es querer hacerla caer en tus redes y al mismo tiempo que ni ella se dé cuenta de que lo hace. Es querer rodearla en tus brazos y protegerla de todo mal…
-Lucien, ¿de qué hablas? Cuenta que nuestra historia está en “En las fauces del amor”, di que eres Lucien y yo Gillie y que es una novela juvenil y ya. Lo que encuentren dentro es cosa de quien la lea.
-¿Y qué piensas que estaba diciendo?
-Por lo que hablabas, eras capaz de contar cuando no me querías soltar del sofá y te pusiste a gruñir como un troglodita porque alguien se acercaba a ti…
-¿Y acaso eso no está bien? -preguntó alguien-. ¿A los humanos no les gusta que gruñan o que se comporten como si solo quisieran que esa mujer fuera para uno? Porque con Becca nos pasa. Para mi hermano y para mí Becca es nuestro sol y estamos dispuestos a luchar por ella y anteponerla a un planeta, o a un reino, ¿verdad, Kreyson?
-Verdad, Norim.
-Lo que no saben estos dos es que yo también soy capaz de sacar fuerzas para luchar por “Amar por partida doble”.
Kreyson y Norim se giraron hacia Becca y acudieron a su lado, cada uno entrelazando una mano con la de su amada.
-¿Qué sabréis vosotros de lo que el amor puede hacer en una persona? -inquirió otro oculto entre las sombras-. El amor puede ser una condena cuando tu amada ya no está contigo. Puede sumirte en una soledad eterna y hacerte pensar que no merecías ese cariño que la otra persona te tenía porque no fuiste capaz de salvarla. Puede…
-Puede darte la oportunidad de renovar ese amor, con más fuerza aún, con más intensidad. -Una voz femenina tomó la palabra-. Puede hacerte ver que ser vampiro no es ser un monstruo. Que ser vampiro no quiere decir no amar y desear a esa persona, aun cuando ella no te recuerda. Aun cuando todavía no tenía “Sed de ti”. ¿O acaso miento, Raven?
Los ojos de Raven brillaron por la intensidad de las palabras de su pareja.
-Jamás, Carlie. Porque el amor también supone lucha.
-¿Hablaís de lucha? -Otra voz se sumó a la de los demás. Un soldado hizo su aparición-. Yo he pasado años, siglos incluso luchando conmigo mismo por estar sometido a esa maldición que me gané cuando intenté entrar en la Alhambra. Siglos compadeciéndome de mí mismo. Y siglos haciendo lo que me daba la gana el poco tiempo que mi maldición me liberaba de estar encerrado en ese palacio nazarí. Pero el destino me tenía deparado “Un amor entre leyendas” y un nombre que ya te hacía pensar en el destino: “Hessa”. -Se volvió haciendo que su cuerpo se transformara. Alargó la mano abierta y otra mano se posó sobre la suya, la de una mujer de tez algo morena con el cabello negro.
-¿Y nosotros cuándo nos presentamos? -Irrumpieron varios niños-. Que nosotros también queremos hablar de nuestros libros.
-Los niños a la cama -dijo Gideon.
-O al colegio, que aún es de día- añadió Lucien.
-¿Por qué no les dejáis que lo hagan? -se quejó Becca.
-¡Eso! Que yo quiero contar el cuento de “Los monstruos de las cosquillas”.
-¿Qué son los monstruos de las cosquillas? -preguntaron al unísono Kreyson y Norim.
-¡Y yo hablar de mí y la ciudad de las eñes donde vivía una “Eñe sin rabito”!
-¡Si ellos hablan mi hermanita y yo también! Que nosotros sabemos usar la imaginación para ir a una pastelería o el espacio, ¿verdad, Alma?
-¡Síiii! Y Álex es muy bueno en eso.
Y todos siguieron con la conversación…

Como ves, la mente de una escritora está saturada de personajes. Y eso que solo son los que van al RoJa, que si tuvieran que hablar todos los que rondan por ahí… ¿Te animas a leer la historia de alguno? ¡El sábado los tendrás a todos, incluida la autora en Jaén!

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

Leave a reply