Relato Erótico Y la besó
On November 25, 2014 | 8 Comments
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail

¡Hola! ¿Cómo estáis hoy? Yo pues tomándome un respiro antes de que sea demasiado tarde jejeje. Os comento que hoy os dejo un relato erótico que escribí hace un tiempo. Es especial para mí porque creo que me salió bien pero eso lo juzgaréis vosotros y vosotras mejor. Se titula “Y la besó” y tiene cada párrafo con la visión del chico o de la chica.

¡A ver si os gusta!

Y la beso

Y la besó

Exhaló el humo del cigarro convirtiendo la imagen que tenía delante en una bruma aún más sugerente llena de curvas y formas que se movían al ritmo de la música, provocándole el deseo incontenible de levantarse y tomarla allí mismo, con esa curiosa canción de fondo.

El humo que salía de su boca le impedía fijarse en ese hombre que había pedido un baile privado y pagado una suma muy superior a lo que solían ofrecerle otros. Más alto que ella, más fuerte y duro, su sola presencia la había intimidado y protegido por partes iguales. Y ahora estaba allí, ofreciéndole un baile sensual para sus ojos, esos que, en la penumbra, no conseguía descifrar si eran verdes o marrones.

Sabía que lo miraba, que sus ojos buscaban los suyos, quizás en un intento por saber si lo hacía bien, si su cuerpo le exhortaba a moverse discretamente mientras la veía acercando esas, sus manos, a su cuerpo, tocándose en los puntos donde no tenía dudas que sentiría un placer increíble de ser él quien pudiera posar las suyas. Alzó la cabeza un poco y se acercó su vaso de whisky, apenas un trago para aliviar el calor que sentía en su interior o acentuarlo más por el líquido.

Por un momento, el simple movimiento de ver acercar el vaso que tenía en su mano hacia su boca la hizo detenerse. ¿Por qué? ¿Qué había habido en ese sencillo gesto? Y ella lo sabía, todo su cuerpo había reaccionado celoso por no ser el vaso que había tocado esos labios carnosos y seguros, ahora humedecidos de la alcohólica bebida. Abrió los ojos más al ver una pícara lengua salir para pasar sobre ellos.

Se había detenido. Titubeado en su baile. Un sonrojo tornaba sus mejillas del color carmesí y le ofrecía una imagen más dulce, tal y como él la conocía, como la había conocido ese día, años atrás, en que lo había salvado con su inocencia. Ajena a lo que él conocía, su baile prosiguió despojándose de la ropa que tenía en ese momento, con erotismo, con tanta suavidad que parecía desaparecer con solo su roce. Poco a poco el objeto de deseo de sus noches enfermizas cobraba vida, un cuerpo hecho para la lujuria y el placer, hecho para lo que él era. Un pecador.

Se había echado hacia delante, sus piernas abiertas, los codos apoyados sobre los muslos. Y aún así su rostro seguía oculto en la oscuridad. Se sentía extraña, no como otras veces cuando otros clientes solicitaban un baile privado; él era diferente, su aura los envolvía a los dos y se sentía vigilada por todos lados, penetrada hasta el fondo de su ser por esos ojos como si quisiera grabarse a fuego. ¿Notaría la humedad que tenía entre sus piernas? ¿Descubriría si se acercaba que no era ella quien encendía los deseos en la habitación, sino él?

Cubierta solo con su tanga, el espectáculo que le ofrecía era en verdad el paraíso de cualquier hombre. La música parecía flotar sobre ella y sus movimientos eran naturales. Era como si ella misma se estuviera haciendo el amor, narrando a través de ese flujo toda una historia erótica de fuego y pasión. Suspiró llenando su pecho cuando le parecía faltar el aire; esa mujer era un torbellino para él, y se aseguraría de que lo supiera… A su debido tiempo.

Con los pasos justos, siguiendo el ritmo, se acercó a él, lo tentó a tocarla, pero se quedó quieto, extrañamente inmóvil ante su ofrecimiento o sugerencia. Fue ella quien pasó su mano siguiendo el mismo camino que su cuerpo hacía para echarse sobre el sofá mientras los ojos, ahora que sabía eran verdes, no se apartaban del avellana de los suyos a pesar de notar todo su cuerpo en tensión por allí donde lo acariciaba, le prendía fuego. Apartó su palma y se volvió doblando las rodillas lo justo para que fueran sus nalgas, y la fina tira del tanga, la que se ocupara de rozar esa parte más que inflamada de sí mismo mientras seguía manteniendo el cigarro en una mano, la copa en la otra.

Observaba la espalda de ella, las pequeñas cicatrices que poseía en su cuerpo fruto de su vida y se moría por tocarla y hacerlas desaparecer con sus besos. Había sido buena idea tener las manos ocupadas mientras ella ejecutaba su baile, el cual no dudaba que tuviera efecto en otros hombres. Contuvo la respiración cuando se echó sobre él, todo cubierto por el de ella dejándole apreciar ese aroma a mujer que desprendía y se mordió el labio inferior, con fuerza, para centrarse, para no tirar todo y abrazarla, para no poseerla en ese antro de mala muerte que era su centro de trabajo, por poco tiempo.

Como si su propio cuerpo tuviera vida propia, se echó hacia atrás, sin dejarle sentir todo su peso, pero sí notar a través de su espalda el musculoso torso que poseía, su respiración algo más acelerada y ese aroma varonil que la embriagaba en ese momento a hacer lo que hacía frotando sus nalgas contra él. Solo así podía entender ese atrevimiento con un cliente. La música se detuvo y, como si despertase de un sueño, se incorporó con rapidez presta a escapar del lugar.

La cogió de la muñeca, tan suave, tan pequeña que notaba toda su fragilidad, liberado por fin de ese suplicio. El temor de sus ojos, la certeza de conocerlo segundos después, una vez las luces enfocaron su rostro y lo reconocía, empezaron a suavizar su expresión. Le acarició la mejilla con la otra mano, sin soltarla por miedo a perderla de nuevo y no poder ayudarla.

  • La noche aún no ha acabado. – Le remarcó con una voz tan profunda y llena de promesas perversas y voluptuosas.

Y la besó.

Y la besó.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedintumblrmail
Comments8
Desiree Posted November 26, 2014 at12:41 am   Reply

A mi me gusto!! Me dejaste con la intriga. 😀

Encarni Arcoya Posted November 26, 2014 at11:48 am   Reply

Muchas gracias por comentar!! Jejeje, me alegra que te gustara. Quién sabe, quizás al final saque una novela relacionada con esa escena.

Desiree Posted November 30, 2014 at12:01 am   Reply

De seguro te sale una novela 😀

xanath Posted November 26, 2014 at2:26 am   Reply

Wuaaaooo que interesante me ha gustado espero leer mas ok kisses

Encarni Arcoya Posted November 26, 2014 at11:48 am   Reply

Iré dejando de vez en cuando algunos relatos y novelas para que podáis leer gratis también.

excopic Posted November 26, 2014 at3:08 pm   Reply

mmm… me recordó (cambiando géneros) a los bailecitos de Axel y compañía!!! jajajaja

Yesy Posted November 28, 2014 at1:55 pm   Reply

Woah!!!! Me E.N.C.A.N.T.O \(^o^)/ Suena tannn sexy…ahora me quede con las ganas de saber más sobre esta parejita… espero que saques una novela con esta escena 😀

Encarni Arcoya Posted November 28, 2014 at1:59 pm   Reply

Estoy pensándomelo porque al releerlo me dieron ganas de que se conozca más a esos dos…

Leave a reply